Aplicaciones demanda controlada de ventilación

Aplicaciones demanda controlada de ventilación

La Demanda Controlada de Ventilación puede adaptarse a diferentes aplicaciones y tipologias de edificaciones. A grandes rasgos, pueden englobarse todas las variantes en dos tipos: doméstica y terciaria.

Domésticas

La acción de respirar u otras actividades que realizamos en el interior de nuestra vivienda afectan a la calidad de aire interior. Si a esto le añadimos el hecho de que las viviendas deben cumplir cada día mayores requerimientos de aislamiento térmico; obtenemos como resultado edificaciones con buen aislamiento térmico pero con un capacidad de calidad de aire interior de forma natural insuficiente. Por tanto, la única renovación viable pasa a ser mediante ventilación mecánica.

Sistema y control

Las aplicaciones domésticas DCV son en todos los casos del tipo multizona al existir cocina y baños con requerimientos y parámetros de control independientes. En consecuencia, el modo de control en estos casos será del tipo COP (presión constante).

Al tratarse de un control inteligente, el usuario final no debe preocuparse de su programación al quedar ya definida en el momento de la instalación y puesta en marcha.

Beneficios

Implantando un sistema DCV compatible con las normativas específicas nacionales, podemos atender tanto las necesidades de ventilación, como asegurar un calidad interior optima y energéticamente eficiente. Los beneficios obtenidos son los siguientes:

  • Reducir las concentraciones de CO2
  • Optimizar la calidad del ambiente ante variaciones de humedad en zonas catalogadas como húmedas
  • Aumento de la ventilación ante la detección de partículas orgánicas volátiles (VOC) que puedan provocar malos olores, toxicidad o aire viciado

 

Terciario

Las necesidades de ventilación de cualquier edificación de sector terciario, ya sea pública o privada, dependerá de su estructura y uso. No obstante, como norma general se deberán evitar condiciones de aire interior pobres porque inevitablemente acabarán afectando al bienestar de los ocupantes. Además, en ningún caso la exposición a las condiciones ambientales de los lugares de trabajo podrá suponer un riesgo para la seguridad y salud.

Sistema y control

Las aplicaciones DCV en sector terciario pueden ser del tipo monozona y multizona. Dependiendo del número de zonas a ventilar y las barreras arquitectónicas existentes, se optará por un tipo u otro.

Los controles DCV utilizados en sistemas monozonas serán tipo VAV, CAV o MIN/MAX, mientras que en sistemas multizonas, el control final siempre será COP.

Al tratarse de controles inteligente, el usuario final no debe preocuparse de su programación al quedar ya definida en el momento de la instalación y puesta en marcha.

Beneficios

Implantando un sistema DCV compatible con las normativas específicas nacionales, podemos atender tanto las necesidades de ventilación, como asegurar un calidad interior optima y energéticamente eficiente. Los beneficios obtenidos son:

  • Niveles de concentración de CO2 adecuados para contribuir a una buena calidad de aire interior
  • Control sobre la acumulación de compuestos volátiles orgánicos responsables de olores desagradables y perjudiciales para la salud
  • Ahorro energético sobre el consumo de los sistemas de climatización al control el caudal de aire requerido según la demanada
  • Optimización del consumo energético en edificaciones con variaciones constantes en su aforo

aplicaciones dcv

New Call-to-action

Haz un comentario