El CTE HS3 es básico para vivir y trabajar en un ambiente saludable

El CTE HS3 es básico para vivir y trabajar en un ambiente saludable

Hoy te vamos a hablar del CTE HS3, o lo que es lo mismo, la parte del Código Técnico de Edificación que tiene que ver con la calidad del aire interior. Aunque el dato puede sorprender si tenemos en cuenta que vivimos en un país con un tiempo realmente agradable gran parte del año, hay que decir que el 90 por ciento del tiempo lo pasamos en espacios interiores, ya sea trabajando o viviendo, por lo que una buena ventilación es un requisito imprescindible para una buena calidad de vida.

New Call-to-action

Se debe tener en cuenta que una ventilación deficiente implica condensación, humedad y altos contenidos de CO2,  con todo lo que ello puede suponer para nuestra salud y nuestro bienestar, además de los llamados  VOC (compuestos orgánicos volátiles por sus siglas en inglés), que también pueden ser perjudiciales. Para ello hay  preestablecidos una cantidad de litros de aire de renovación por segundo, que dependen de la habitación en cuestión y de las personas que suelan estar en ella. Obviamente no es lo mismo un dormitorio que un baño, dos estancias muy diferentes por el número de personas que suelen estar en cada una y por los usos que se les da. Por poneros un ejemplo, en un dormitorio la cantidad de aire de renovación es de 5 litros por segundo y ocupante mientras que el del baño es de 15 litros por segundo. Estas diferencias obviamente repercuten en el tipo de ventilación necesaria para cada una de ellas.

Además, hay que tener en cuenta que en los últimos años las casas han pasado de ser totalmente permeables al aire a estar cerradas herméticamente debido sobre todo al interés por tener viviendas eficientes energéticamente hablando. Asimismo, a partir de 2006 ya es obligatorio que en las viviendas nuevas o rehabilitadas la ventilación no pueda ser exclusivamente natural.  Y aquí es donde entra el CTE HS3.

cte hs3

CTE HS3 sobre “Calidad del aire interior”

El Código Técnico de la Edificación HS3 deja bastante claro cómo debe ser un sistema general de ventilación en cualquier vivienda y parking. Obviamente exige unos parámetros mínimos, continuos e independientes de la intervención del usuario en materia de ventilación. Además, también obliga a que la instalación sea híbrida o mecánica.

En el caso de la ventilación híbrida, y como su propio nombre indica, hablamos de un sistema que combina la ventilación natural con la mecánica, usando esta última cuando las condiciones naturales no permiten una adecuada renovación del aire. La segunda es exclusivamente electro mecánica, permitiendo que el aire circule desde los locales secos y menos contaminados a los locales húmedos. En este caso las bocas de admisión se colocarían en dormitorios, salas de estar y comedores para que el aire circule hasta los baños, aseos y cocinas, desde donde se extraería el aire al exterior mediante aberturas de extracción conectadas a conductos. En los pasillos y demás espacios de transmisión se deberían colocar aberturas de paso, que pueden ser perfectamente rejillas, pasos montados en los marcos o simplemente la parte inferior de una puerta. Cabe tener en cuenta que las bocas de admisión se complementan con las ventanas y puertas que permiten una ventilación natural.

 

¿Dónde se instalan los distintos elementos?

La colocación de los elementos que conforman un sistema general de ventilación también está regulada por el Código Técnico de la Edificación HS3. En el caso de las aberturas de admisión, éstas deben estar colocadas a 1,80 metros de altura y de la orientación de los vientos dominantes. Las bocas de extracción se deben de instalar a menos de 10 cm del techo, y su ubicación depende de la zona que favorezca un mejor barrido.

Para las bocas de extracción hay varias opciones que van desde las más sencillas, que son las aberturas fijas, a las aberturas autorregulables, cuyo caudal se puede controlar. Además, es posible instalar un sistema de doble flujo autorregulable que consigue un caudal de aire constante y controlado, y unas pérdidas térmicas reducidas.

Eso sí, ante todo hay que insistir en las ventajas de la ventilación forzada y de las ventanas de techo, que por recomendación es  mejor abrirlas tres veces al día. Además, hay que recordar que cuanta más gente haya en la casa mayor será el tiempo que hay que ventilar.




conceptos básicos de la ventilación




Haz un comentario