Demanda Controlada de Ventilación (DCV): qué es y cuáles son sus ventajas

Demanda Controlada de Ventilación (DCV): qué es y cuáles son sus ventajas

La energía es escasa y cara. Uno de los retos de los fabricantes es conseguir equipos mucho más eficientes que permitan reducir el consumo sin sacrificar las prestaciones. Por tanto, es importante proponer soluciones encaminadas a contribuir al ahorro energético en los sistemas de ventilación.

¿Qué es la DCV?

La Demanda Controlada de Ventilación (DCV) es una tecnología que provee a los ocupantes de una vivienda o edificio la cantidad adecuada de caudal de aire cuando y donde es necesaria de forma automática. Por tanto, la creación de un sistema de ventilación controla la calidad del aire interior a la vez que genera ahorro energético.

screenshot-2017-01-03-at-12-07-48-pm

La DCV también permite controlar las prestaciones de la instalación ajustándola a las necesidades reales en función de su utilización o de las condiciones ambientales de los locales a ventilar.

Para ello utilizamos ventiladores de bajo consumo (EC Technology) combinados con elementos inteligentes como:

  • Controladores de velocidad, convertidores de frecuencia, compuertas motorizadas, bocas bicaudal
  • Detectores de presencia
  • Sensores de CO2 , temperatura, humedad y calidad de aire (VOC*)
  • Sensores de presión

*Los compuestos orgánicos volátiles, también llamados VOC, son sustancias químicas que contienen carbono y se convierten fácilmente en vapores o gases. Junto con el carbono, contienen elementos como hidrógeno, oxígeno, fluor, cloro, bromo, azufre o nitrógeno. En ambientes domésticos o laborales existen numerosas fuentes de VOC como en productos de limpieza, productos de higiene personal, cosméticos, pinturas, plásticos o mobiliario.  

 

Ventajas directas de la DCV

  • Ahorro energético: Como se ha dicho con anterioridad, la DCV consigue un sistema de ventilación que adapta sus prestaciones dependiendo de la ocupación o condiciones ambientales de la zona. En consecuencia, el consumo del sistema de ventilación se reduce claramente y también las cargas, tanto térmicas como frigoríficas, del sistema de climatización.

screenshot-2017-01-03-at-12-06-56-pm

  • Reducción factura eléctrica: El precio de la energía afecta a la competitividad de las empresas y a la economía de los particulares. Queda claro que los fabricantes debemos trabajar intensamente para poner en el mercado sistemas cada vez más eficientes que contribuyan a disminuir este impacto económico.
  • Confort: Un entorno laboral sano contribuye a reducir la fatiga y afecciones de los trabajadores. A la vez, favorece a una mayor productividad y reducción del absentismo por enfermedad. Un sistema de ventilación con tecnología DCV permite controlar la calidad de aire. Esto se consigue mediante una ventilación óptima automática en cada situación, evitando concentraciones no recomendables de CO2, humedad, temperatura o VOC.  

 

Ventajas indirectas

 

  • Coste total ciclo de vida: Un ventilador es una máquina con una duración media de 10 años y, como tal, tiene un coste total durante su ciclo de vida que se reparte de la siguiente manera: Inversión 10%, Mantenimiento 5% y Coste de Mantenimiento 85%. Por tanto, la mejora de la eficiencia energética mediante la DCV afectará de forma indirecta sobre el coste total del ciclo de vida del sistema de ventilación.

screenshot-2017-01-03-at-12-04-33-pm

  • Vida útil ventiladores: La vida de los motores instalados en los ventiladores que forman un sistema DCV será mayor al trabajar durante menos horas a máximas prestaciones.

screenshot-2017-01-03-at-12-05-09-pm

  • Protección medio ambiente: Reducción emisiones CO2 y adaptación del consumo a las necesidades reales en cada situación.

 

Reglamento

RITE Y CTE

En concreto, en España, el RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas en los edificios) especifica, en el Capítulo II – Exigencias Técnicas, Apartado 12 – Eficiencia Energética, Punto 3 – Regulación y Control: “las instalaciones estarán dotadas de los sistemas de regulación y control necesarios para que se puedan mantener las condiciones de diseño previstas en los locales climatizados, ajustando, al mismo tiempo, los consumos de energía a las variaciones de la demanda, o la interrupción del servicio.”

 

Domésticas

Finalmente, en lo que se refiere a los caudales de aire necesarios según vivienda, existen normativas específicas nacionales. En España, estos parámetros están definidos por el Código Técnico de la Edificación (CTE) en su documento básico DB-HS3.

 

Terciarias

La normativa nacional aplicable en estos casos es el Reglamento de Instalaciónes Térmicas en los Edificios (RITE). En función del uso del edificio o loca, la categoría de calidad de aire interior (IDA) que se deberá alcanzar será, como mínimo, la siguiente:

Categoría dm³/s por persona m³/h por persona
IDA 1 20 72
IDA 2

12,5

45
IDA 3 8 28,8
IDA 4 5 18

 

IDA 1 (aire de óptima calidad): hospitales, clínicas, laboratorios y guarderías.

IDA 2 (aire de buena calidad): oficinas, residencias (locales comunes de hoteles y similares, residencias de ancianos y estudiantes), salas de lectura, museos, aulas de enseñanza y asimilables y piscinas.

IDA 3 (aire de calidad media): edificios comerciales, cines, teatros, salones de actos, habitaciones de hoteles, restaurantes, cafeterías, bares, salas de fiestas, gimnasios, locales para el deporte (salvo piscinas) y salas de ordenadores.

IDA 4 (aire de baja calidad)

 

New Call-to-action

 Vídeo del sistema DCV Multizona

Haz un comentario