Extracción de humos en caso de incendio

Extracción de humos en caso de incendio

En caso de incendio, los sistemas de extracción de humos permiten mantener las vías para evacuación de personas y las de entrada de servicios de intervención libres de humo. Para llevar a cabo esta labor de prevención y control de incendios, el Documento Básico de Seguridad en caso de incendio (CTE DB SI) establece unas pautas sobre medidas específicas que hay que tomar para compartimentar el recinto en que pueda darse una situación de incendio. El objetivo es la sectorización del recinto en diferentes bloques para facilitar el control y la extinción del incendio, e incrementar la seguridad de las personas durante el periodo de evacuación.

New Call-to-action

La sectorización del recinto

La sección SI 1 del CTE sobre propagación interior del fuego determina las superficies máximas que han de tener estas zonas según el tipo de uso del edificio y la resistencia al fuego que han de tener los elementos constructivos.

El apartado SI 3 del CTE indica y detalla cómo garantizar la extracción de humos en caso de incendio para garantizar la seguridad de los ocupantes en el proceso de evacuación del edificio.

Debido a la necesidad de extraer el humo del edificio, la ventilación es un sistema clave. Se puede optar por la extracción de humo mediante un sistema de ventilación natural o de extracción mecánica. El uso de uno u otro sistema determina la superficie que hay que sectorizar (compartimentar): generalmente, 2000 m² para sistemas de extracción de humo por ventilación natural y 2600 m² para sistemas de extracción mecánica.

Existen varios factores que ayudan a determinarla tipología del incendio, a partir de los cuales se puede evaluar la cantidad de humo y calor producidos en cada caso. Los más importantes son las características del combustible y del propio local, además de la capacidad de control del crecimiento y la propagación del incendio. Una vez establecido el caudal de los humos y su temperatura, ha de diseñarse un sistema de ventilación natural o un sistema de ventilación forzada.

Tipología de sistemas de ventilación

En el caso de un sistema de ventilación natural, la sección mínima de los conductos y aberturas depende de las características térmicas y másicas del humo, y del coeficiente aerodinámico el sistema de aireación natural. Así pues, tal como recoge el CTE DB SI, a partir de los datos anteriores puede calcularse la superficie mínima que hay que compartimentar en cada edificio según sus características.

Si se opta por un sistema mecánico, basado en el uso de ventiladores, un buen diseño podrá garantizar una extracción adecuada en todo momento independientemente a las condiciones exteriores, que determinan la circulación de humos a través de las aberturas o exutorios en un sistema ventilación natural. El punto de trabajo de los ventiladores y sus secuencias de activación dependerán, entre otros factores, del caudal másico de humos y su temperatura de las condiciones de presión y temperatura del aire exterior, y de la presencia y tipología de un sistema de control, o supresión, de incendios.

Los aireadores para extracción natural de humos y calor deben cumplir con los requisitos definidos en la normativa específica UNE EN 12101-2 y, para extracción forzada, la UNE EN 12101-3.

La ventilación en aparcamientos cerrados

Finalmente, es muy importante mencionar el caso de los aparcamientos que no se consideran abiertos, que son la gran mayoría. El sistema de ventilación mecánica que se exige en dichos aparcamientos, tal como se describe en el documento básico DB SI 3-8 del CTE, determina que el sistema de ventilación mecánica de contaminantes o polución se puede usar como sistema de control y de extracción de humos si se cumplen una serie de condiciones adicionales.

La extracción deberá llevarse a cabo siempre de forma mecánica, mientras que la aportación de aire podrá llevarse a cabo de forma natural, o una combinación de natural y mecánica. No obstante, debe prestarse especial atención al hecho de que el sistema deberá diseñarse para operar en presión negativa, es decir, el caudal de aportación mecánica deberá ser inferior al de extracción, admitiéndose como máximo el 80%.

El CTE muestra la importancia de los sistemas de ventilación, básicos para la salubridad en el interior de los edificios y para garantizar la seguridad en los mismos. Si se analizan los avances tecnológicos en el ámbito de la ventilación, la tecnología del sistema de ventilación por impulso, o mediante jet fans, comienza a ser la referencia a escala europea en ventilación de parkings. El sistema basado en jet fans es la mejor alternativa a las instalaciones de extracción mecánica con conductos y soluciona la gran mayoría de problemas asociados a esta tipología de instalación.

New Call-to-action

Haz un comentario