Extractores de aire y estética

Extractores de aire y estética

La actual configuración de muchas de las viviendas incluye cuartos de baño interiores, sin ventanas al exterior o patios de luces, en los que es necesario asegurar una ventilación que no siempre se consigue con sistemas naturales por lo que será conveniente la instalación de un extractor.

Por este término, según la Real Academia Española, se entiende aquel aparato o pieza de un mecanismo que sirve para extraer. Bajo este término podemos amparar a multitud de dispositivos con distintas finalidades pero que coinciden en su objetivo final; la extracción de un fluido mediante la generación de diferencias de presión. En edificios de viviendas y de servicios, centros comerciales, naves de almacenamiento o industrias de todo tipo se utilizan distintos tipos de extractores, con formas y tamaños diferentes y con principios de funcionamiento distintos.

New Call-to-action

 

Aplicaciones de los extractores de aire en baños

Las aplicaciones de los extractores para los baños y aseos son claras. La actividad que en ellos se desarrolla origina la acumulación de humedad y malos olores que es necesario evacuar de forma efectiva. En caso contrario las condensaciones pueden originar la formación de zonas húmedas en las que proliferarán bacterias y hongos que, en función de la sensibilidad de los ocupantes, estimulan la aparición de fenómenos alérgicos y enfermedades asmáticas.

Los malos olores no extraídos se pueden extender al resto de las estancias provocando situaciones de disconfort olfativo.

extractores de aire

Los distintos fabricantes cuentan en sus catálogos con distintos dispositivos que garantizan la salida de los olores y sustancias perjudiciales, con rendimientos notables y estéticas acordes a las exigencias de los usuarios más exigentes.

Tipos de extractores de aire

Fundamentalmente, y atendiendo a la tipología básica de la máquina rotativa, existen extractores centrífugos, helicoidales y los denominados helicocentrífugos. Los primeros cuentan con un rodete con álabes que proporciona la energía necesaria al aire. La entrada de aire y la salida son perpendiculares entre sí.

En los extractores axiales o helicoidales el aire es atraído por una hélice con distinto número de álabes y sale con la misma dirección una vez impulsado.

El funcionamiento de los extractores de baño suele estar asociado al de la iluminación de estos locales, es decir, cuando se activa el interruptor de la luz también se pone en funcionamiento la extracción. Pero existen otras posibilidades para automatizar su funcionamiento incrementando la efectividad del dispositivo.

Por ejemplo se puede asociar la puesta en marcha del sistema de extracción a ciertos periodos incorporando un temporizador programable de manera que el extractor estará en funcionamiento en los periodos elegidos por el usuario.

También se puede incorporar un extractor con higrostato. Este elemento de medida es capaz de informar al sistema de la humedad relativa presente en el local, poniéndose en marcha cuando el porcentaje de humedad relativa es superior al preestablecido previamente por el usuario, evitando las temidas condensaciones y manteniendo el ambiente en valores de humedad agradables.

 

Extractores de aire y eficiencia energética

Si pretendemos contar con una instalación eficiente desde un punto de vista energético el mercado cuenta con aparatos que mantienen a raya los consumos de electricidad proporcionando la mayor eficacia extractiva. Por ejemplo los modelos de la línea ecowatt incorporan un motor eléctrico de corriente continua que permite un avanzado control de su funcionamiento con consumos muy reducidos. Las necesidades de ventilación y la eficiencia energética juntas en un sólo dispositivo de extracción.

New Call-to-action

Haz un comentario