Intercambiador de calor eficiente: la clave de la sostenibilidad

Intercambiador de calor eficiente: la clave de la sostenibilidad

Tradicionalmente una parte de la ventilación de los edificios se ha realizado de forma involuntaria a través de puntos débiles de la envolvente por donde se producen infiltraciones de aire. Este hecho, suponía una reducción del confort y un aumento del consumo energético para la climatización.

Las directivas europeas promueven cambios en la normativa que buscan incrementar la eficiencia energética en cuanto al aislamiento y la estanqueidad de los edificios. Al regular conceptos como estanqueidad y aislamiento, es necesario reforzar la eficiencia y efectividad de los sistemas de ventilación en los edificios ya que no se van a producir renovaciones esporádicas y no controladas del aire interior.

El intercambiador de calor eficiente, integrado en el recuperador de calor, es un elemento clave para mejorar la sostenibilidad de los edificios. Gracias a él, al mismo tiempo que se renueva el aire, se aprovecha la energía del aire viciado para climatizar el aire nuevo que entra en la sala.

El intercambiador de calor pone en contacto el aire interior que se extrae con el que se introduce del exterior, pero sin que haya mezcla ni comunicación directa entre el aire de cada circuito. Así, los recuperadores de calor permiten conservar un nivel de calidad del aire en las estancias interiores sin que ello suponga un aumento del consumo energético del sistema de ventilación.

La importancia de la calidad del aire

Se debe tener en cuenta que la eficiencia de un recuperador, además del tipo de intercambiador de calor usado, dependerá de las condiciones de temperatura y humedad del aire exterior y del aire del local, así como del caudal que circula por él. Es importante equilibrar los caudales de extracción y entrada para favorecer un funcionamiento eficiente del sistema de ventilación.

Las exigencias del CTE y norma UNE 171330:2008 definen la Calidad Ambiental en Interiores como los niveles idóneos de contaminación química y microbiológica del espacio interior adecuados al usuario y a la actividad. Por ello, la ventilación mecánica es capital para tener una calidad del aire óptima. Una ventilación deficiente puede originar numerosos problemas como falta de concentración, mareos, enfermedades pulmonares, etc.

Diferentes organismos internacionales, como la OMS, recomiendan instalar filtros en los sistemas de ventilación que mejoren la calidad del aire introducido. Mediante la ventilación mecánica se pueden reducir los niveles partículas contaminantes o implementar tratamientos del aire que mejoren la salud de las personas. Además, en función de la actividad que se lleva a cabo en el edificio, existen unas normativas internacionales que fijan los niveles de partículas permitidos.

Objetivo: ambiente limpio y edificios sostenibles

Los equipos de ventilación deben estar a la altura de las exigencias de las normativas de eficiencia energética. La creciente estanqueidad proporcionada por las soluciones constructivas en la envolvente requiere una mayor eficiencia de los sistemas de ventilación.

Los sistemas de ventilación son requisitos indispensables en edificios estancos para garantizar la calidad del aire interior. Aunque dichos sistemas no deben influenciar en la estanqueidad de los edificios como por ejemplo, rompiendo la continuidad de un aislamiento térmico, sino que deben contribuir a mejorar la eficiencia energética del edificio.

Los intercambiadores de calor permiten generar una ventilación controlada sin cambios bruscos de temperatura que traigan consigo un aumento del gasto energético en climatización. Con esto contribuyen a respetar las exigencias energéticas marcadas por las normativas, incluso mejorando dichos niveles, a la vez que mantienen un ambiente interior saludable. Simplemente como dato, un intercambiador de calor eficiente recupera hasta un 92% del calor del aire de extracción, lo que supone un aumento considerable de la sostenibilidad del edificio.

Los sistemas de ventilación mecánica son imprescindibles para construir edificios sostenibles y respetuosos con el medio ambiente.

En este vídeo te presentamos nuestros recuperadores de calor CADB-HE, para que puedas ver cómo es y funciona un intercambiador de calor eficiente:

New Call-to-action

Haz un comentario