¿Qué es BIM, por qué usarlo y cuál es su futuro?

¿Qué es BIM, por qué usarlo y cuál es su futuro?

Descubre qué es BIM, por qué se usa en ventilación, sus dimensiones y cuál es el futuro del Building Information Management.

Qué es BIM

BIM es una metodología de trabajo colaborativa que está suponiendo una auténtica revolución en el sector de la construcción. Las siglas BIM, derivan de Building Information Modeling aunque su definición está evolucionando a Building Information Management.

Esta nueva forma de trabajo se fundamenta en el empleo de un modelo 3D inteligente, basado en datos y no sólo en geometría. En el modelo 3D de BIM existe vinculación, en todo momento, con la base de datos, ayudando así a la toma de decisiones a lo largo de todo el ciclo de vida, desde la fase de diseño, hasta la construcción e instalación.

El objetivo de esta filosofía es conseguir compilar información completa del proyecto de manera digital, facilitando la colaboración entre las distintas partes implicadas en el proyecto.

Building information modeling

 

Es importante tener en cuenta que BIM es una filosofía de trabajo, no el software de explotación. El software BIM más usado a nivel mundial es Autodesk® Revit®, por lo que muchas veces oímos hablar de esta marca comercial refiriéndose a esta metodología de trabajo. Pero además de este software, existen en el mercado muchos otros que también trabajan en filosofía BIM como pueden ser MagiCAD® o ArchiCAD®, entre otros.

El hecho de que el Building Information Management cobre cada vez más importancia en la actualidad no es casualidad. Este boom ha surgido en un momento en dónde la economía colaborativa está en auge. BIM es pues la nueva filosofía de colaboración aplicada tanto al sector de la construcción como al industrial.

¿Por qué usar BIM?

La metodología Building Information Management nos permite centralizar toda la información del proyecto en un único modelo de información creado por todos los agentes participantes. Esto supone una evolución respecto a los sistemas de diseño tradicionales basados en el plano, ya que incorpora además: información geométrica, de tiempos, de costes, ambiental y de mantenimiento.

Hasta el momento, en un proyecto de construcción se invertía relativamente más tiempo en la construcción que en la conceptualización del mismo. Esto hacía que surgieran las posibles interferencias durante la construcción del proyecto, en dónde realizar cualquier modificación resultaba mucho más costosa. El formato BIM pretende cambiar esta tendencia, permitiendo la visualización de las instalaciones y construcciones físicas por parte de cada uno de los actores involucrados antes de la construcción proyecto. De este modo, se pueden detectar los posibles problemas en las etapas iniciales del diseño, pudiendo modificar la geometría 3D del edificio o de las instalaciones antes de realizar la construcción, con el consecuente ahorro en la inversión de tiempo y recursos.

Además, el uso de esta metodología de trabajo aporta otras muchas otras ventajas como son:

  • La actualización automática de la información. Si se modifica un elemento en BIM en una planta, se modifica automáticamente en las secciones, alzados y vistas 3D, consiguiendo minimizar así los errores humanos.
  • Mejora de los flujos de trabajo, todos los agentes trabajan sobre un único modelo, evitándose así la descoordinación entre versiones y la pérdida de información.
  • Reducción de costes y tiempos, BIM permite disponer en todo momento de cualquier información que se requiera, así los diferentes agentes pueden trabajar en tiempo real y de forma coordinada en un entorno colaborativo.

En definitiva, BIM aboga por una mayor dedicación y esfuerzo por parte de todos los actores al principio del proyecto, cuando un cambio es más efectivo y menos traumático, en vez de realizarlos al final.

BIM en el mundo de la ventilación

Cada vez más, cobra mayor importancia ofrecer información fiable e inmediata que además sea fácilmente adaptable a los posibles cambios que surgen durante la evolución del proyecto.

Por ello, BIM también supone una oportunidad para el sector de la ventilación, puesto que permite ofrecer datos reales sobre el sistema de ventilación e integrarlos a la instalación proyectada en el software BIM. Estos datos pueden ser: datos aerodinámicos del ventilador, su consumo energético o información acústica.

¿Cuál es el futuro de BIM?

A nivel general, en la actualidad sólo se está explotando una parte del potencial que esta metodología de trabajo puede aportar al sector de la construcción. Hasta el momento, únicamente abarca el modelado 3D del edificio pero se puede ir más allá. En BIM se habla de 7 dimensiones diferentes, desde el modelado inicial (3D) hasta el desguace del edificio una vez ha terminado su vida útil (7D), pasando por otras dimensiones como son la explotación energética o la gestión de los costes.

Dimensiones del BIM

 

Hoy en día, estamos aún lejos de explotar la filosofía BIM en toda su extensión, pero dentro del sector de la construcción existe un convencimiento profundo de que esto llegará. La normalización de su uso y la concienciación de que es necesario mejorar la eficiencia en la construcción serán detonantes para convertir a esta filosofía en la metodología de trabajo más utilizada en el sector de la construcción.

 

New Call-to-action

Haz un comentario