Recuperador de calor para un uso eficiente de energía

Recuperador de calor para un uso eficiente de energía

Cada vez se observa con más asiduidad cómo va en aumento, debido a las actuales normativas y a la consciencia que va adquiriendo la sociedad, el uso de energías y técnicas renovables.

En el caso de la ventilación, este aspecto se observa claramente a través de la utilización de recuperadores de calor. Su utilización es tanto en el ámbito terciario o industrial como en el doméstico. En el primer caso, esta práctica estaría apoyada por el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE). Por otro lado, en el ámbito doméstico empieza a cobrar vital importancia la calificación energética de las viviendas. En este caso, la utilización de recuperadores de calor se realiza según el DB HE 0 y HE 1, dónde se evalúa el ahorro de energía y la limitación de la demanda energética, respectivamente.

 

Pero, ¿qué es un recuperador de calor?

Se trata de un elemento que es capaz de recuperar una parte de la energía del aire extraído aportándola al aire de impulsión. El aire de aportación entra en contacto térmico (en la mayoría de casos no físico) con el aire de extracción, consiguiendo aumentar (en invierno) o disminuir (en verano) la temperatura del aire de aportación, con el consiguiente ahorro térmico que conlleva. Cuanto mayor sea la eficiencia del núcleo o core del recuperador (parte dónde se produce el intercambio térmico), mayor será la cantidad de calor recuperada y, en consecuencia, mayor será el ahorro obtenido.

 

Tipos de recuperadores de calor

Existen diversos tipos de recuperador de calor, según el nivel de eficiencia, el tipo de núcleo que disponen, incluso según el tipo de instalación para la que han sido diseñados.

El recuperador de calor, por su parte, puede componerse de sólo el núcleo de intercambio térmico o bien puede incluir los ventiladores de aportación y de extracción dentro de una caja. El primer caso suele ser más habitual en ámbito doméstico, puesto a que entre otras cosas permite instalar el core en el falso techo de la vivienda y ambos ventiladores fuera de la misma, disminuyendo considerablemente el nivel de ruido del equipo. Por otro lado, el caso compacto suele ser habitual en recuperadores de calor utilizados en ámbito terciario, dónde los caudales de diseño de cada aplicación suelen ser más elevados.

Si bien el uso de recuperadores de calor permite un ahorro de energía considerable, es igual de importante tener en cuenta diversas consideraciones y consejos en el diseño de la instalación.

recuperador-de-calor

Los conductos, tanto de aportación como de extracción, sobretodo en la parte de su recorrido interior deben ser aislados térmicamente. Además, se debe asegurar que el recuperador de calor dispone de un mínimo aislamiento térmico, sobre todo si va a ser instalado a intemperie. Lógicamente, todo el calor recuperado gracias al recuperador se puede perder rápidamente si no existen dichos aislamientos ni en conductos ni en el propio recuperador.

A continuación te presentamos un vídeo de un recuperador de calor CADB-HE:

Ejemplo real de un recuperador de calor

Situación

Pongamos un ejemplo del funcionamiento de un recuperador de calor de media eficiencia en una oficina. En este caso el recuperador será de obligada instalación siempre y cuando la oficina disponga de sistema de climatización y de un aforo total superior a 40 personas. Supongamos que nos encontramos en invierno, y que la temperatura exterior es de 0ºC. Disponemos además de un recuperador de calor de media eficiencia (50%), y gracias al sistema de climatización, en el interior de las oficinas se mantiene una temperatura de 21ºC.

Beneficios frente a otras soluciones

Si no se utilizara el recuperador de calor, se extraería la totalidad del aire y se sustituiría el mismo por aire limpio del exterior a 0ºC, teniendo que calentar este aire hasta los 21ºC. No obstante, con la utilización del recuperador de calor, a grosso modo se estaría aportando aire a 10,5ºC, por lo que el consecuente gasto energético se reduciría a aumentar la temperatura del aire de 10,5 hasta 21ºC, es decir, se requeriría la mitad de esfuerzo, energético y económico, que en el caso sin recuperador de calor.

Cómo instalar un recuperador de calor en viviendas

En este otro vídeo os enseñamos paso a paso cómo llevar a cabo la instalación de un recuperador de calor DOMEO FL. Los recuperadores de calor DOMEO FL son de aplicación residencial, por lo que si se busca un recuperador de calor para aplicación comercial debe usarse la gama CADB-HE. En el vídeo os mostramos:

  • El contenido del embalaje
  • La fijación
  • La conexión de conductos
  • La conexión del desagüe
  • La conexión elétrica
  • Ajustes a realizar

New Call-to-action

1 Comentario

  1. B

    Benito Wong dijo:

    ES IMPORTANTE Y MUY INTERESANTE ESTE EL USO DE RECUPERADORES DE CALOR EN LA VENTILACION DE LOCALES PARA LOGRAR UN MAYOR AHORRO DE ENERGIA

Haz un comentario