Renovación eficiente de aire en viviendas

Renovación eficiente de aire en viviendas

¿Qué es ventilar y por qué es necesario ventilar las viviendas?

Ventilar o renovar el aire consiste en extraer el aire viciado y contaminado e introducir aire exterior más limpio y fresco. Una ventilación insuficiente de la vivienda puede generar la proliferación de bacterias, mohos, acumulación excesiva de ácaros del polvo, humedades, sustancias nocivas, malos olores, exceso de CO2 producido por las personas y mascotas, etc., causando problemas de salud, como irritación de nariz, garganta y ojos, tos, dolor de cabeza, mucosidad, cansancio, rinitis crónica, dificultad de concentración, etc.

New Call-to-action

Hasta no hace mucho tiempo las carpinterías de las viviendas no eran de muy buena calidad y, a través de sus huecos, entraba aire exterior, ventilando la vivienda; en la actualidad las carpinterías son de muy buena calidad, y crean espacios estancos, perfectos para ahorrar en calefacción y aire acondicionado, pero que requieren de ventilación para eliminar los contaminantes que se producen de forma habitual durante el uso normal de los edificios.

Base normativa sobre la renovación del aire en las viviendas

El Código Técnico de la Edificación es el marco normativo que define en España las exigencias básicas de calidad del aire que han de cumplirse en las viviendas. Concretamente, en el Documento Básico de Higiene y Salubridad HS3 de calidad de aire interior se definen:

  • los caudales mínimos de ventilación para cada local,
  • los tipos de sistemas de ventilación: híbrido o mecánico,
  • el diseño y dimensionamiento de las aberturas y conductos,
  • las calidades de los materiales de construcción,
  • los requisitos para la ejecución de la instalación
  • y el mantenimiento del sistema de ventilación.

 

renovacion de aire

Aspectos que definen la calidad de la ventilación

La evaluación de un sistema de renovación de aire depende de distintos factores, unos que definen el confort para los usuarios, y otros, más técnicos, determinados por el sistema de ventilación empleado, que redundan en el consumo de energía. Estos se clasifican como sigue:

Clima interior, caracterizado por las condiciones ambientales de las personas que se encuentren dentro del edificio y su percepción. Entre ellos, relacionados con el sistema de ventilación, destacan:

  • Calidad térmica del ambiente: Las instalaciones térmicas de calefacción y aire acondicionado permiten mantener unas condiciones térmicas ambientales confortables para los usuarios.
  • Calidad del aire interior: En el interior de las viviendas se generan sustancias químicas (CO, CO2, O3, NO2, formaldehídos, radón, hidrocarburos aromáticos, etc.), partículas en suspensión (polvo, amianto, lana de roca, fibra de vidrio, etc.) y microorganismos (ácaros, esporas de hongos, polen, olores corporales, bacterias, etc.). El sistema de ventilación debe mantener una calidad del aire interior aceptable en los locales ocupados por las personas, eliminando los contaminantes que se produzcan de forma habitual durante su uso normal, aportando un caudal suficiente de aire exterior y garantizando la extracción y expulsión del aire viciado.
  • Calidad del ambiente acústico: Debe reducirse al máximo el riesgo de molestias o enfermedades producidas por el ruido y las vibraciones de las instalaciones. Así, al diseñar un sistema de ventilación es importante evitar los ruidos producidos por las instalaciones (velocidad del aire en los conductos, ruido de ventiladores, etc.) y la entrada de ruido de la calle a través de las entradas de aire.
  • El nivel de ahorro energético, las características técnicas y cualitativas del sistema que definen la eficiencia energética y el consumo que se producirá como consecuencia de su funcionamiento.

 

Ventilar gasta energía debido al consumo de los ventiladores del sistema de ventilación mecánico y por tener que climatizar (calentar en invierno y enfriar en verano) el aire que entra desde el exterior en la vivienda. Existen múltiples sistemas de renovación de aire, pero cada uno tiene unas características y alcanza una eficiencia energética determinada, por lo que existen unas pautas que minimizan el consumo de energía del sistema de ventilación:

  • Reducir el caudal de aire de ventilación mientras se garantice la salud de las personas y la vivienda.
  • Usar sistemas que recuperen energía del aire extraído.
  • Utilizar ventiladores con motores de bajo consumo eléctrico.
  • Efectuar un diseño e instalación correctos de la red de conductos.

 

Nivel de regulación. Los sistemas de ventilación deben contar con dispositivos para poder influir sobre el caudal de ventilación, ya que será uno de los factores que más influencia tendrá sobre el consumo energético. El Código Técnico de la Edificación no especifica el sistema de regulación que debe emplearse en las viviendas, pero en la práctica existen las siguientes regulaciones:

  • Control manual: El sistema funciona manualmente, controlado por un interruptor.
  • Control por tiempo: El sistema funciona de acuerdo con un determinado horario.
  • Control directo de los contaminantes: El sistema está controlado por sensores que miden los parámetros de calidad del aire interior (humedad, CO2 o VOCs). Basa su funcionamiento en ventilar de forma proporcional a los contaminantes reales medidos en el ambiente interior, asegurando una buena calidad de aire con el mínimo caudal de ventilación, por lo que resulta el sistema de control que mayores ahorros energéticos alcanza, pues reduce el consumo de los ventiladores y del sistema de climatización.

 

New Call-to-action

Haz un comentario