Secado de prendas de trabajo: caso práctico

Secado de prendas de trabajo: caso práctico

El problema

Una empresa de Barcelona ubicada en la zona del Vallés, cuya actividad es la producción de congelados y helados, tenía un problema con las prendas de trabajo especiales que usan sus empleados.

Después de salir de la sala de frío para un descanso, se quitaban la ropa isotérmica que estaba casi congelada, y al volverla a recoger se encontraban que había acumulado un grado tan elevado de humedad que era imposible volverla a utilizar en un plazo corto de tiempo.

En combinación con una empresa constructora de la zona, diseñaron un armario para colgar estas prendas mojadas y se pusieron en contacto con S&P para que colaborásemos con un sistema para la eliminación de esta humedad impregnada en la ropa.

 

Datos a tener en cuenta

El armario que se diseñó tenía las siguientes dimensiones:

Largo: 10,8 m

Alto: 2,3 m

Produndidad: 0,69 m

Estaba construido en chapa de acero galvanizada, tenía falso suelo y falso techo, y en ambos se habían practicado una serie de orificios para permitir el paso del aire. El armario se cerraba mediante unas puertas correderas construidas con panel tipo sándwich.

 

Determinación de las necesidades

Dado que no se conocía el grado de humedad acumulada ni la capacidad de retención de agua por parte del tejido, decidimos trabajar sobre la base de otras experiencias anteriores en el secado de otro tipo de artículos, cajas, botellas, etc.

Estimamos que renovaríamos totalmente el aire del armario 30 veces por hora a una temperatura de entre 40 y 50°C, considerando que la temperatura interior podría ser de 0º o incluso menos al introducir las prendas.

Cantidad de aire a mover:

Q = L x A x P x 30

10,8 x 2,3 x ,69 x 30 = 514 m3/h

Potencia necesaria para calentar el aire:

P = Q x It x 0,36

De donde:

Q = Caudal de aire a calentar en m3

It = Incremento de temperatura deseado

0,36 = Constante

514 x 50 x 0,36 = 9.252 W

La pérdida de carga de la instalación se estimó en unos 22 mm c.d.a.

 

La solución

En la base del armario y conectado al falso suelo se realizó una instalación de un ventilador tipo In-Line acoplado a una batería de 9 Kw, que insuflaría aire caliente. Éste pasaría a través de los orificios practicados en el falso suelo, ascendería pasando entre las prendas colgadas y saldría al exterior, por sobrepresión, a través de una abertura en la parte superior, según se muestra en la ilustración.

Dado que nos encontrábamos ante un cierto grado de inseguridad a causa del desconocimiento de algunos datos, optamos por sobredimensionar un poco el ventilador y controlarlo mediante un regulador que nos permitiese variar la cantidad de aire a insuflar en función del rendimiento de la instalación.

Como recomendación adicional, para evitar la entrada de polvo si lo hubiera, se aconsejó completar la instalación con un filtro IFL-200.

screenshot-2017-01-19-at-12-32-51

Aparatos recomendados:

1 Ventilador ILB/4-200

1 Batería IBE-200/9T

1 Regulador RMB 1,5

 

Para ver los productos y accesorios recomendados, y sus características técnicas, te dejamos el caso práctico completo: Secado de prendas de trabajo.

New Call-to-action

 

Haz un comentario