Sensores: control inteligente

Sensores: control inteligente

Los seres humanos pasan el 90 % de su tiempo en interiores. Los estudios indican que la calidad de aire interior (IAQ) está directamente relacionada con el bienestar y la productividad de los seres humanos. El 30 % de los edificios tienen una IAQ insuficiente.

En una misma edificación,  las necesidades de ventilación en las diferentes zonas pueden variar a causa de parámetros como la ocupación, las concentraciones de C02 o la concentración de olores, humedad o gases.

 

ZONAS

El sistema de demanda controlada de ventilación permite establecer una regulación inteligente permanente e independiente por zonas, atendiendo las necesidades de ventilación de cada una y evitando la ventilación innecesaria.

En cuanto a las características de las zonas distinguimos dos tipos:

  • Zonas secas: Son aquellas que no tienen vapores y cuyas necesidades de ventilación son determinadas por la ocupación (personas en el interior de la sala) la temperatura o la acumulación de C02. Por ejemplo:
    • Salas diáfanas en edificios de oficinas
    • Salones y dormitorios en viviendas
    • Despachos
    • Áreas de espera
    • Zona mesas en restaurantes
  • Zonas humedas. Son aquellas en las que además de los parametros anteriores pueden acumularse compuestos orgánicos volátiles (VOC), o humedad por las actividades  que  se realizan en su interior. En un edificio de ofininas, por ejemplo, estaríamos hablando de los baños. Por ejemplo:
    • Aseo/baño en viviendas
    • Agrupaciones de baños en edificios
    • Cocinas

 

SENSORES

Para reaccionar ante las necesidades de ventilación, cada zona debe incorporar los sensores y elementos inteligentes más adecuados para evaluar las necesidades de ventilación.

A continuación describimos los más comunes:

Sensor concentración de C02

El CO2, o dióxido de carbono, es un gas inodoro, incoloro y vital para la vida. No obstante, concentraciones excesivas afectan a la calidad de aire y pasan a ser nocivas para los humanos. Aunque no es ni mucho menos la fuente principal de emanación, el ser humano genera CO2.

Aspectos destacados del CO2 en relación con la DCV:

▪ La ocupación y el CO2 están estrechamente relacionado. Por tanto, mediante este parámetro podemos lobrar una buna calidad de aire interior.

La medición de CO2 es provablemente el método más económico para monitorear tanto la calidad de aire como la presencia humana con un sensor.

Una ventilación inadecuada provoca en un nivel elevado de CO2, lo que genera somnolencia y una menor productividad en sus ocupantes.

Información sobre el CO2:

El CO2 se mide en partes por millón (ppm).

Concentraciones típicas de CO2 en ambientes exteriores: 350 – 450 ppm

Concentraciones aceptables de CO2 en IAQ: 600 – 800 ppm

Concentraciones tolerables de CO2 en IAQ: 1000 ppm

Concentración típica de CO2 (en ppm) y sus efectos en las personas:

screenshot-2017-01-03-at-12-28-08-pm

Otros sensores:

  • Sensor presencia: Detecta  la ocupación de una zona.
  • Sensores de temperatura: Detectan las variaciones de la temperatura.
  • Sensores de humedad: Realizan mediciones de humedad.
  • Sensores concentración de VOC: Los VOC, o Compuestos Orgánicos Volátiles, son sustancias químicas que contienen carbono, se hayan en la mayoría de elementos vívos y se convierten fácilmente en vapores o gases.

Aspectos destacados del VOC en relación con la DCV:

  • Muchas sustancias VOC se encuentran comunmente en disolventes de pintura, lacas, aromatizantes del aire, perfumes, tratamiento de maderas y otros productos fácilmente empleados y almacenados en las viviendas y/o edificios. Su detección y reducción mediante un sistema de ventilación inteligente mejora la calidad de aire.   
  • Existen zonas en el interior de viviendas y edificios que no presentan ocupaciones elevadas pero, en cambio, sí contienen concentraciones de sustancias VOC. Dado que en ocasiones la sensación de calidad de aire está ligada a los olores presentes en la zona, un sensor de concentración VOC detectará esta situación.
  • Un exceso en la concentración de Compuestos Orgánicos Volátiles puede provocar irritación en ojos, garganta y nariz, dolor de cabeza y fatiga.
  • Los sensores VOC normalmente traducen la lectura realizada a equivalentes en partes por millón (ppm) para de esta forma seguir una referencia similar a los sensores CO2.

 

Sensores más adecuados por zonas

screenshot-2017-01-03-at-12-32-41-pm

 

New Call-to-action

Haz un comentario