Sistema de doble flujo para optimizar el confort de los usuarios

Sistema de doble flujo para optimizar el confort de los usuarios

Considerando el mayor peso que supone el gasto energético derivado de la ventilación dentro del total de la demanda energética del edificio, el sistema que nos permite alcanzar un mayor ahorro es el sistema de doble flujo.

Las cada vez más exigentes normativas energéticas, que tienen como objetivo reducir el número de emisiones de CO2 a la atmósfera y así frenar el cambio climático, imponen la necesidad de instalar sistemas cada vez más eficientes. Normativas como la Directiva de Ecodiseño 2009/125/EC , también llamada ErP (Energy related products) fomentan iniciativas de diseño ecológico de los productos que consumen energía, entre los que por supuesto se encuentran los sistemas de ventilación.

El sistema de doble flujo

En este sistema de ventilación se realizan tanto la aportación como la extracción de aire de manera mecánica y se incorpora al sistema un recuperador de calor que permite ceder parte de la energía contenida en el aire de extracción al de impulsión. De esta manera podemos  ahorrar energía térmica tanto en invierno como en verano.

Tipos de sistemas de doble flujo

Existen dos tipos de sistema de doble flujo en el mercado:

  •         Sistemas de doble flujo compactos: Disponen de los ventiladores acoplados al recuperador.
  •         Sistemas de doble flujo con equipos independientes: Tienen los ventiladores y el recuperador separados.

Los sistemas de ventilación de doble flujo compactos son los más establecidos en el mercado, por su menor coste.

Siendo el principal objetivo de este tipo de sistemas la eficiencia energética, el recuperador debe instalarse en zona calefactada para evitar pérdidas energéticas por radiación del equipo. Esta premisa puede acarrear consecuencias negativas para el usuario en el caso de equipos compactos. Como se ha comentado, los equipos compactos están equipados con los dos ventiladores, lo que podría generar un ruido molesto en una ubicación que podría ser cercana a la zona habitable de la vivienda.

También puedes consultar nuestro vídeo para entender mejor cómo funciona un sistema de doble flujo:

Ayuda a reducir el nivel sonoro al separar ventilación y recuperación de calor

Teniendo en cuenta esta problemática, surge la necesidad de instalar sistemas que nos permitan separar la parte de recuperación de la parte de ventilación. Esto se consigue con los sistemas de ventilación de doble flujo con equipos independientes, que aportan mayor flexibilidad de ubicación e instalación. Estos sistemas permiten respetar los ahorros energéticos instalando el recuperador en zona climatizada para no tener pérdidas energéticas debidas a la diferencia de temperatura en el flujo de aire y la temperatura del local donde está situado, optimizando la eficiencia y el confort del usuario. De esta manera, los ventiladores se pueden ubicar en otro emplazamiento fuera de la zona habitable (garajes, buhardillas…).

Esta separación de la parte de recuperación de calor y de ventilación hace cada módulo sea más manejable, evitando equipos de gran tamaño que puedan ser más complicados de manipular.

Reducción de las molestias sonoras

De esta manera, a las ventajas propias de un sistema de doble flujo como son la eficiencia energética, la posibilidad de filtrar el aire, la aportación de aire temperado y el mantenimiento de la atenuación acústica de la fachada, añadimos la reducción de las molestias sonoras generadas por un sistema de ventilación de doble flujo clásico.

New Call-to-action

Haz un comentario