Sobrepresión de escaleras de un hotel: caso práctico

Sobrepresión de escaleras de un hotel: caso práctico

Caso práctico sobre la sobrepresión de escaleras de un hotel para ayudarte a entender mejor cómo afrontarlo.

1. Objetivo

Determinar el sistema y tipo de ventiladores adecuados para sobrepresionar una caja de escaleras y un vestíbulo de un hotel de 5 plantas.

2. Bases de cálculo

Se trata de una escalera de emergencia interior, sin acceso a ascensores y de acceso a 5 plantas a través de unas puertas dobles de 1,2 x 2,1 m. La puerta de salida de la planta baja es de 1,12 x 2,1 m. El vestíbulo a sobrepresionar se encuentra en la planta sótano con acceso a dos escaleras, dos aseos y recintos técnicos sin salida al exterior.

3. Metodología de cálculo

El documento DB SI Seguridad en caso de incendio, establece en su Anejo A Terminología, y en su definición de Escalera protegida, se especifica que Escalera protegida es aquella escalera de trazado continuo desde su inicio hasta su desembarco en planta de salida del edificio que, en caso de incendio, constituye un recinto suficientemente seguro para permitir que los ocupantes puedan permanecer en el mismo durante un determinado tiempo.

Para ello se deben cumplir una serie de condiciones que, en lo que respecta a la protección contra el humo, se especifica en su apartado 4:

“4. El recinto cuenta con protección frente al humo, mediante una de las siguientes opciones:

  1. Ventilación natural mediante ventanas practicables o huecos abiertos al exterior con una superficie de ventilación de al menos 1 m2  en cada planta.
  2. Ventilación mediante conductos independientes de entrada y salida de aire, dispuestos exclusivamente para esta función y que cumplen las condiciones (especificadas).
  3. Sistema de presión diferencial.”

Como no se cumplen ninguno de los dos supuestos iniciales, hay que usar el método de sobrepresión, basado en la norma UNE EN 12101-6.

Clase de sistemas

4. Caudal escalera

Para determinar el caudal necesario para la sobrepresión, hay que determinar en primer lugar la clase de sistema en función del uso del edificio, conforme a la tabla 1 de la citada norma.

En este caso se parte del supuesto que se puede considerar un sistema de clase D, concebido para edificios cuyos ocupantes puedan estar durmiendo, como por ejemplo, hoteles.

Seguidamente hay que hacer una valoración de cuál es el sistema que exige mayor cantidad de aire para lograr la sobrepresión, exigiéndose 2 criterios: con una puerta abierta, o con todas las puertas cerradas y compensación de las fugas de aire a través de las mismas.

Habría que realizar los cálculos correspondientes teniendo en cuenta el sistema de cálculo de caudal a puerta abierta y caudal con puertas cerradas. Finalmente calcularíamos el área de fugas y la diferencia de presión para calcular el caudal.

5. Instalación propuesta

Además del caudal, hay que tener en cuenta los siguientes criterios:

5.2.2.3 En edificios de altura igual o superior a 11 m, los puntos de aire deben distribuirse uniformemente en toda la altura de la caja de escalera, y la distancia máxima no puede exceder de 3 plantas.

11.6.1 Para reducir el fallo de energía eléctrica en un incendio, es imprescindible contar con una fuente de alimentación secundaria, como un generador una subestación independiente, con capacidad suficiente para mantener el suministro de energía eléctrica a las instalaciones de salvamento y protección contra incendios, incluidos los sistemas de control de humo, los sistemas de presión diferencial y los equipos auxiliares.

11.8.2.4. La toma de aire exterior debe ubicarse siempre lejos de cualquier punto de posible riesgo de incendio. Las entradas de aire exterior deben situarse a nivel de la planta baja o cerca del mismo, (pero lejos de las salidas de humos del sótano) para evitar la contaminación del humo ascendente. De no ser posible tal disposición, las entradas de aire exterior se deben ubicar al nivel del tejado.

11.8.2.6. Cuando la toma de aire esté a nivel del tejado, debe colocarse un detector de humos en el conducto de entrada de aire exterior, o en la inmediata proximidad del conducto de impulsión, a fin de provocar el cierre automático del sistema de presión diferencial en caso de que aparezcan cantidades de humo importantes en el aire de aportación.  Se ha de prever un interruptor manual, para su uso eventual por los bomberos en tal  circunstancia, de acuerdo con el apartado 11.4.2.5.

11.8.2.7. Cuando las tomas de aire estén emplazadas al nivel del tejado, se debe disponer de dos embocaduras separadas y dirigidas a distintas direcciones, de forma que no se encuentren a sotavento de las descargas de humo. Cada entrada debe ser capaz por sí misma de cubrir todos los requisitos de aportación de aire exterior, y debe estar equipada con compuerta de humo motorizada de funcionamiento independiente, de forma que una entrada se cierra por contaminación de humo, la otra entrada aportará sin interrupción el caudal de aire exterior requerido por el sistema.

Puedes consultar el caso práctico Sobrepresión de escaleras y vestíbulos de un hotel completo aquí, en el que encontrarás todos los cálculos de caudal, la solución propuesta y todos los datos técnicos.

New Call-to-action

Haz un comentario