Ventiladores centrífugos: tipos y características

Ventiladores centrífugos: tipos y características

Los ventiladores centrífugos son los ventiladores en los que el aire es impulsado por una turbina o rodete que lo aspira por el centro y lo expulsa a través de sus álabes o palas.  Así pues el aire entra al rodete de forma paralela a su eje y sale en dirección perpendicular al mismo, es decir en la dirección de un radio, de ahí que en muchos países se les llame también ventiladores radiales.

De la propia definición se deduce que el conducto de aspiración y el de descarga deberán estar a 90º, lo cual no es muy adecuado cuando el ventilador centrífugo debe de instalarse en conducciones en línea, en algunas ocasiones  se puede aprovechar esta característica colocando el ventilador en el punto en el que se requiera un cambio de dirección de 90º  en las conducciones (nos ahorramos un codo).   Bien es cierto que los fabricantes diseñan ventiladores centrífugos “in line” en los que el aire sale en la misma dirección que entra, para ello acoplan al ventilador los elementos necesarios para re direccionar el aire de salida alineándolo con el de entrada.

New Call-to-action

 

Tipos de ventiladores centrífugos

Según el tipo de turbina o rodete que empleen, distinguiremos tres tipos de ventiladores centrífugos: de pala radial, de álabe adelantado  (forward)  y de pala atrasada (backward).

Una característica común a todos los tipos  de centrífugos es que, para un dimensionamiento parecido y unas mismas rpms, dan más presión que los axiales.

 

Centrífugos con rodete de pala radial

En estos centrífugos  las  palas del rodete son rectas y alineadas según un radio, son el tipo menos usado de centrífugos debido a unas pobres prestaciones en términos de eficiencia y ruido, sin embargo son muy adecuados para el trasiego de materiales granulares o pulverulentos porque los  álabes, al ser rectos no retienen esos tipos de materiales y permanecen limpios.

 

Centrífugos con rodete de álabe adelantado (forward)

Los rodetes de estos ventiladores disponen de muchos álabes  de pequeña dimensión (anchura), su forma suele ser del tipo de “media caña”. También se les conoce como  del tipo “jaula de ardilla”.  Dan más caudal y menos presión que los del tipo pala atrasada y su eficiencia en términos de consumo energético tampoco es tan buena. Son muy utilizados en ventiladores  de tamaño pequeño y medio  (hasta potencias de motor de 3-5 kw) especialmente en usos residenciales y comerciales donde el ruido sea un factor a tener en cuenta,  en efecto, estos ventiladores al disponer de muchos álabes producen relativamente poco ruido siendo éste multi frecuencia, lo cual es una característica favorable porque es mucho mejor tolerado por el  oído humano al no presentar “tonos puros” que son los más molestos.

Otra particularidad positiva de este tipo de ventiladores es que el consumo desciende al bajar caudal y subir la presión, esto es comúnmente aprovechado en las regulaciones de caudal por  trampilla, cuando estrangulamos el paso de aire porque se requiere menos caudal el consumo del ventilador desciende, con lo que no hay ningún riesgo de quemar el motor.

Este tipo de centrífugos, en sus tamaños medios, están siendo afectados por las nuevas reglamentaciones sobre eficiencia energética, dada su menor eficiencia que los de pala atrasada. Los fabricantes están inmersos en mejorar su eficiencia a fin de cumplir normativas.

 

Centrífugos con rodete de pala atrasada (backward)

Los rodetes de estos ventiladores disponen de pocas palas curvadas en  el sentido opuesto al  giro del rodete, de ahí el nombre de atrasadas.

Por contraposición a los de pala adelantada, ya han quedado reflejadas las principales características de estos  rodetes. Son el tipo  más usado  de los centrífugos, se puede decir que prácticamente es el único tipo de rodete  que se usa en potencias grandes dada la  alta eficiencia  que llegan a conseguir.

Una característica favorable de estos rodetes es que son auto limpiantes (algo similar a los de pala recta)  por lo que cuando el aire no es demasiado limpio, no se acumula suciedad en las palas, algo que sí suele  ocurrir  con los de  álabe adelantado.

Los ventiladores centrífugos se usan en multitud de aplicaciones: renovación de aire de viviendas y locales, en unidades de tratamiento de aire, en recuperadores de calor, en agitación y recirculación de aire en hornos y secaderos, en todo tipo de quemadores, para  vehicular  materiales pulverulentos, etc.   

New Call-to-action

Haz un comentario